Ir al contenido

El Día Que Llegue Al Norte

Tenía solo 4 años y recuerdo con exactitud cómo fue que cruzamos el canal que divide El Paso Texas con la ciudad de Juárez Chihuahua, para darle inicio a nuestra vida en Estados Unidos. Viajamos tres, mi mamá, embarazada de mi hermano Isabel, mi hermano Isaías de tan solo 2 años, y yo. A esa edad ya era muy preguntado, quería saber el por qué y para qué sobre todo. ¿Por qué no nos fuimos con papá en la troca? ¿Por qué no están mis abuelitos aquí? ¿Dónde vamos a ver a papá? Ya se imaginaran...
El canal de agua no estaba muy hondo pero si sucio, y ninguno de nosotros sabíamos nadar. Del otro lado del canal viene nadando un niño a nuestra ayuda, de unos 12-13 años. Estiraba tras de él una cámara de llanta con una tabla de plywood arriba. Llego a un lado de donde estábamos y amablemente nos que él nos ayudaría a cruzar, que solo debíamos subirnos arriba de la llanta y el se encargaría de jalar y cruzarnos al otro lado.
Ahora que me pongo a pensar, el valor de mi mamá es algo impresionante, decidir cruzar al norte embarazada y con dos chamacos traviesos es algo que no muchos harían.
Al cruzar el canal corrimos hacia un cerco de alambre que ya estaba trozado, el niño que nos cruzó se adelantó e hizo a un lado el lado trozado para que pasaramos con facilidad. Al cruzar nos dijo, córranle derechito hasta la calle que se llama el Paso y cuando lleguen a la Paisano allí los van a recoger.
No sé cómo fregados le hicimos, o cómo fue que no nos agarraron pero llegamos a la calle Paisano y entramos al restaurante de “pollo”, KFC. Mi mamá traía con ella dólares y ese fue el día que su servidor comió KFC jaja. Pasó una hora y llegó mi papá, lo único que recuerdo que nos subimos a su carro y 2 días después estábamos en la ciudad de Dos Palos, CA. Nuestro nuevo hogar.
Después de esta primera cruzada en el 89 volvimos a México dos veces más antes de que nos otorgaran la residencia en el 92. La pregunta es ¿Por qué volvimos a México sin papeles después de haber cruzado con éxito? La verdad no lo sé jaja pero se que mis papás tenían valor.
Somos una generación de soñadores, dispuestos a trabajar, luchar, y no descansar hasta lograr esos sueños. Soy imigrante de padres imigrantes ya mucha honra.

6 Comentarios

  • Todos tenemos distintas historias peor la tuya me sorprendió amigo mío mucho éxito amigo a ti y a tu familia animo ??

    Carlos Valenzuela en
  • Me llena de sentimiento y orgullo escuchar la historia de personas como ustedes que arriesgaron todo para tener una mejor vida. Es indescriptible el respeto que se merecen todos los inmigrantes por arriesgar su vida para darle una vida mejor a sus hijos. Gracias por compartir!❤

    May en
  • Es cierto…muchos tenemos parecido a tu historia…claro no igual al éxito que tu as tenido ….MIS RESPETOS…..????….aqui. Estamos y no nos vamos…..hace falta una player a de. Barba nortela que diga ….EL MURO TAMBIEN NOS LA PELA……..saludos desde Atlanta ga

    Samuel solano en
  • Cada quien tenemos una historia de como llegamos a USA, unos más tristes que otros, lo importante es que tuvimos la suerte de llegar y hacer de nuestras vidas algo bonito,..y tu historia es una de ellas, gracias por compartirla con nosotros…bendiciones.

    Santos Ramirez en
  • Te felicito por todos tus logros!!

    Andres Ordaz en
  • es todo compa barba norteña por esa historia al igual que muchos de nuestros paisanos buscan la manera de darle una mejor vida a sus hijos saludos desde tijuana!!
    y ECHELE GANAS PLEBES!!!

    SAUL G. QUINTERO en

Deja un comentario

¡Tu comentario ha sido enviado. Será visible una vez que el dueño de la tienda lo haya aceptado!